Un poco de historia

Mitologia

Según la mitología griega. un hijo de Zeus y de Hera se llamó Crocos, vivió con la ninfa Esmilax unos amores desgraciados, cuenta que Crocos paseando por el campo donde se entrenaba Hermes, se cruzó con un objeto que este había lanzado fuertemente, murió invocando a los dioses, que estos compungidos lo cubrieron de rocío y lo convirtieron en azafrán.

Desde tiempos muy antiguos

Es una de las plantas más conocidas desde la antiguedad, así también como la más buscada , apreciada y cara de las que se conocen por sus cualidades medicinales, tintóreas y aromáticas. Se tienen referencias de su cultivo y uso desde los egipcios que adornaban sus templos con dicha flor, Cleopatra lo utilizaba como cosmético, los fenicios ofrecían azafrán como ofrenda en las bodas como símbolo de fertilidad , los médicos de la Grecia antigua Hipócrates, Dioscórides, Galeno,…lo usaban en sus practicas y los romanos lo empleaban como perfume y estimulante, así también para combatir la embriagadez, Desde la Edad Media fue un ingrediente de sensuales ungüentos y afrodisíacos elixires… hasta hoy en día, que sigue siendo una de las especias más delicadas que existen en el mercado.

The Saffron Company

Las primeras referencias de cultivo de esta planta datan aprox. 2.300 B.C. Sargon, fundador del Imperio Accadio.

España y el azafrán

Según algunas hipótesis el azafrán se introdujo en la Península Ibérica con los árabes, en el S. IX que fueron los que verdaderamente expandieron su cultivo, pero su uso y consumo fuera realizado con anterioridad por las colonias fenicias, griegas y romanas, ya que estas culturas lo conocían y lo usaban por los lugares donde se establecían.

La palabra castellana cita el nombre de azafrán por primera vez en los libros del Saber de Astronomia (1256) y en textos de la época procedentes de la palabra árabe “za`faran” usado como condimento en la cocina hispano-árabe como en las recetas conocidas por el “almisrí “carne asada, “isfiriyá” tortas de carne y huevo, “ahrás” albondigas.

Es a partir del siglo XIV cuando se tienen conocimientos de la exportación de esta especia de la Península Ibérica , por los mercaderes de especias catalanes con destino a los puertos de Génova y Nápoles, con el tiempo los destinos se fueron ampliando hasta los destinos de Francia, Inglaterra y Norte de Europa, aparecen en distintas recetas usadas en la corte de Ricardo II de Inglaterra, Enrique VIII fue un gran admirador de esta especia, en el siglo XVI Catalina de Médicis lo introdujo en la corte Parisina unos dulces considerados afrodisiacos “el Zafferano) nombre italiano de la planta.

En el Renacimiento Italiano tuvo un gran auge su comercialización y uso, siendo así que se atribuye el uso del azafrán en dar color amarillo al arroz por primera vez en un banquete nupcial, siendo de gran aceptación, su uso llega a las cocinas de hoy en día.

Paracelso, médico-alquimista suizo S.XVI destaca el uso de esta especia en casos de brujería, hechizos, conjuros y magia.

El levante Español, centro del comercio del azafrán

The Saffron Company

A mediados del siglo XIX son los comerciantes de la zona Levantina los que van tomando el control y monopolio de la comercialización de esta especia por ser el puerto de salida hacia el exterior, ya que la producción se encuentra en las zónas limítrofes, creandose la Lonja de Valencia, prácticamente controlada por la empresa creada por Damaso Alcaraz, el cual establecia el precio de compra y venta del producto.

Fué con la modernización de los sistemas de transportes, destacando la creación de la línea férrea Madrid-Alicante, cuando los comerciantes de Novelda, con una larga tradición en la compra de los llamados “frutos del País”: Almendras,¨anis, cominos, aceites, vinos,…se dedicaron a la compra y posterior venta de este producto, teniendo su máximo desarrollo cuando encontraron un gran mercado de su consumo en Asia, sobretodo en la India, que aprecia mucho el azafrán español.